lunes, febrero 12, 2007

Embriagado de Amor


A proósito de toda la farsa sentimentalona que se acerca por esta época con motivo del día de los enamorados, hoy tenemos un comentario acerca de una gran "comedia romántica".
Punch-Drunk Love o en español, Embriagado de Amor, es una comedia romántica pero con una historia verdadera, de las que nos puede pasar a cualquiera, y no sólo a irreales e idealizadas versiones de los nosotros hollywoodenses.
Dirigida y escrita por Paul Thomas Anderson (director también de las geniales Boggie Nights y Magnolia), se nos muestra a personajes complejos y geniales pero que reflejan lo común y corriente de la gente en general. Una historia simple y directa, acerca de un amor cotidiano y a la vez extraordinario.
Barry Egan (Adam Sandler por primera vez haciendo un decente papel serio) es un neurótico y descontrolado tipo, único hermano entre 7 hermanas, con serios problemas de relaciones interpersonales e inconprendibles conductas debido a siempre ser tratado como el niño chico constantemente regañado. Llega a su vida para supuestamente salvarlo, Lena (Emily Watson) una mujer aparentemente tan insegura como él, pero que le trae un surreal romance, lleno de absurdos y desventuras. Toda ésta trama acompañada y materializada a través de excelente fotografía, planos, música y ridículos personajes secundarios (como el "malo" de la película interpretado por Phillip Seymour Hoffman).
Dos personajes, que les cuesta, que luchan con sus inseguridades pero que buscan salir adelante y ganarle a su soledad. Aparte de los ya mencionados detalles técnicos, tal lucha es el fuerte de ésta honesta película, que sinceramente recomiendo si se quiere escapar de los clichés de las peliculas románticas convencionales y ver algo fresco, interesante, psicodélico pero también afable.
Los que sepan usar bittorrent, pueden descargarla completa y directamente aquí (y los subtítulos bajarlos aquí). Los que no saben como usar bittorrent, pueden aprender con éste manual, y por si áca, en Isat la dan el 13 y el 14 de Febrero, a las 21 y 12:20 horas respectivamente.

Etiquetas: ,

domingo, setiembre 10, 2006

Capturing The Friedmans (2003)



Difícilmente se pensaría que una decente familia común y corriente, de una tranquila localidad, fué protagonista de un caso bien frikeado de pedofília y disfuncionalidad familiar total.
Todo registrado en Capturing The Friedmans (2003), un muy buen documental del director Andrew Jarecki que aborda la vida de una familia judía de clase media, residente de Long Island y su patético final.
La cinta ganadora mejor documental en Sundance 2004, ganadora también del gran premio del jurado en el Festival de Cine de San Sebastián 2003 y nominada a Oscar mejor documental 2004, detalla la vida de Arnold Friedman un respetado profesor de música y computación de esa zona, que se ve envuelto de la noche a la mañana, en un sin número de casos de abuso infantil contra alumnos particulares, teniendo como complice a Jesse el menor de los 3 hermanos de la familia... padre e hijo abusando de mas de 70 niños a lo largo de un par de años. por lo menos eso es lo que el documental deja entrever.
Es bastante interesante: la forma como se mezclan archivos personales de la familia más los hechos concretos que llevaron al conocimiento y repudio público de los abusos de los Friedmans, brinda en cierto sentido, un film de naturaleza bastante voyerista, ya que es casi un reality en formato documental al ser demasiado exacto y preciso en entregar hasta el último detalle de cada uno de los Friedmans y de las circunstancias que llevaron a la familia a la decadencia total. Los mismos hermanos entregaron a los realizadores, detalles personales y años de grabaciones caseras que abarcan desde sus infancias hasta incluso crudos testimonios de cada uno, años después del caso.
Similar punto al que uno llega al ver el film es el fenómeno del poder e influencia en la sociedad que tienen los medios al crear una imágen definitiva e inamovible de una persona, ya sea demonizándola o favoreciéndola.
El documental pasa por los dos polos opuestos, en diversos momentos: al principio se ve la vida común y corriente de este padre y su familia, luego aparecen los casos de abuso documentados con evidencias y opiniones de involucrados, la especulación si la persuación policial fue la que hizo inventar muchos falsas acusaciones en las víctimas, el extraño comportamiento de Jesse y su desconexión emocional con las consecuencias de sus actos y lo más desconcertante de todo: el hecho de que se tomo como evidencia fundamental para culpabilizar a ambos friedmans, diversas sesiones de hipnoterapia con las víctimas, sabiendo científicamente que la Hipnosis puede producir fácilmente falsos recuerdos.
Pese a que se juega con la persuasiva percepción humana, lo positivo es que finalmente el documental da el espacio para que el espectador saque sus propias conclusiones.
En fin... está rotando actualmente por cinemax (latinoamérica) y esta bien bueno para pasar el rato al menos.

Visita el interesante sitio oficial del film: capturingthefriedmans.com

José L. Báez M.

martes, agosto 29, 2006

Karate Kid. (el Sr. Miyagui no existe)


El otro día me quedé viendo en TV Karate Kid. Las he visto todas, incluso la cuatro, en donde actúa Hilary Swank (The Next Karate Kid), y que no encuentro tan mala.
Dudo que exista alguien como el señor Miyagui. Porque este viejito nunca se equivoca, siempre tiene la frase correcta y se toma todo con tranquilidad (aunque si uno pudiera pelear como él, también andaría por el mundo sin miedo a nada). Y también dudo que exista alguien más idiota que Daniel. Daniel San para todos. Un tipo que con su cara de cabro chico es mandado a hacer para meterse en problemas. Siempre toma malas decisiones, siempre es impulsivo y ya debería saber que el Sr. miyagui tiene la razón y no los Cobra Kai. Una de las peores partes, de esas que dan vergüenza ajena, es cuando la mamá lo va a dejar a la cita con Elizabeth Shue. Pobre tipo. Siempre pensé que tenía merecido que le pegaran.
Me acuerdo que cuando chico después de la película fue el boom de los centros de karate, todos andaban haciendo la garza y muchos soñaron con ganar algún campeonato de karate. La película es entretenida, aunque debo reconocer que soy bastante poco objetivo con este tipo de películas, que me recuerdan cuando era cabro chico y creía que lo que ocurría en la pantalla podía ser real, y cada vez que la topo no puedo dejar de verla.
Encerar. Pulir. Ese es el mensaje de Miyagui.
Balance.
Karate aquí…no aquí.

Definitivamente si pudieran existir señores Miyaguis, nuestro mundo estaría mejor. Tal como me lo imaginaba cuando veía estas película con un vaso de leche con chocolate.


Karate Kid.
1984. dir John G. Avildsen

Pablo Otaíza

jueves, agosto 10, 2006

Buffalo 66 (1998)



la tremenda disfuncionalidad familiar que debe enfrentar billy brown



Pretenciosa, desgarradora y genial. Me encanta esta película y hacía harto tiempo que no la veía. La dieron ayer en Film Zone pero los simpáticos la cortaron antes del final... en fín.
Me gusta como Vincent Gallo (director, guionista, actor y músico) armó todo este cuento de un tipo enfermo de looser que en cierta forma, es víctima de la miseria familiar que lo atormenta desde sus primeros días. Una madre al borde de la esquizofrenia (Anjelica Huston) y un padre obsesivo, duro y tosco (Ben Gazzara) son sus referentes parentales a quiénes Billy Brown (Vincent Gallo) ya adulto, desea impresionarlos después de pasar 5 años preso injustamente (obligado a confesar un crímen que no cometió por un maleante interpretado por Mickey Rourke). El método utilizado: secuestra burdamente a una chica tan frik como él (Christina Ricci) para hacerla pasar como su esposa en una visita a la casa de sus padres.
Es en este momento donde queda de mayor manifiesto la tóxica familia de Brown, donde discusiones, insultos y reproches, dan pie a que le achaquen hasta el haber nacido y arruinado sus vidas... En un momento, la madre le dice literalmente: Ojalá nunca te hubiera tenido, en ocasión de que el día que nació Brown, ella se perdió la última final de futbol americano en que participó su amado equipo de Buffalo en el año 1966 (de ahí el nombre de la película). Demás está decir lo fuerte que eso puede ser.
Más allá del encuentro con su familia, diversas situaciones ponen a descubierto la brutal inmadurez psicológica de Brown, quién se debate constante y repentinamente entre polos extremos de odio, rabia y desenfreno hasta calma, arrepentimiento y ternura. El personaje de Ricci es la vertiente de todas estas reacciones y a larga, su paciencia y su inentendible-repentino amor por brown, terminan por ablandarlo, conviertinédose ella en una especie de angel salvador para el aproblemado sujeto.
En cuanto a lo técnico, la película contiene diversos elementos interesantes: la excelente fotografía, la forma novedosa de presentar los flashbacks de la vida de brown y los bizarros momentos de musical insertados en medio del film. Por ejemplo, hay una excelente parte donde el personaje de Ricci, de repente y sin motivo alguno, hace un baile tap con la clásica pieza Moonchild de King Crimson en medio de una pista de bolos.
La banda sonora no se queda atrás siendo la mayoría compuesta y ejecutada por el propio Gallo. Lo-fi deprimente que se mezcla y complementa perfecto con las escenas de la película. Hay un par de tracks también de los ya mencionados King Crimson y también de Yes.
Sin dar más lata, altamente recomendable. Yo disfruto muchísimo por lo menos, el ver esta historia bastante deprimente pero extraña y simultáneamente muy cálida.
Rota esporádicamente en algunos canales de cable como Isat o Film Zone.

José L. Báez M.